Ponentes Termómetro del Coworking Valencia

Valencia acogió El Termómetro del Coworking el 1 de marzo

 

La segunda edición del Termómetro tuvo Valencia como punto de encuentro para reunir a la comunidad y hablar del sector

 

El viernes, 1 de marzo, se celebró en Valencia El Termómetro del Coworking, la segunda edición de 2024. El evento, organizado por ProWorkSpaces, atrajo principalmente a operadores, pero también asistieron brókers, consultores, arquitectos y proveedores del sector.

 

Con el objetivo, una vez más, de reunir a la comunidad del coworking y la oficina flexible y conversar sobre la salud del flex, el evento se inició con una mesa redonda.

 

En esta ocasión, Eduardo Salsamendi, presidente de ProWorkSpaces y socio director en Klammer WorkSpaces, fue quien se ocupó de moderar el panel, en el que pudimos escuchar las experiencias y opiniones de Cristina Trilles, fundadora de Vortex Coworking; de Diego Tomás, CEO de Genion, cofundador de Genion Lab y TerretUp, y de Nacho Cambralla, director de Wayco.

 

La participación activa de los asistentes fue el ingrediente clave. La actitud abierta y de colaboración marcó el encuentro, en el que hubo intercambio de ideas y prácticas, consultas y experiencias.

 

Cambios en el perfil del cliente y la demanda en los últimos años

 

La evolución del perfil del cliente fue uno de primeros temas que se abordaron en el encuentro.

 

Según Diego Tomás, tras el punto de inflexión que supuso el covid en cuanto a las formas de relacionarse y en la manera de trabajar, ahora mucha gente que teletrabaja lo hace desde un coworking de manera habitual. El “coworking se ha convertido no solo en un punto de encuentro profesional, sino también personal”.

 

Cristina Trilles afirmaba que ha aumentado el uso de la oficina flexible y añadía que “actualmente es un producto mucho más valorado”.

 

Por su parte, Nacho Cambralla comentaba que, además del freelance, del autónomo y de la pyme, se ha empezado a incorporar cada vez en mayor medida el perfil corporativo. El director de Wayco matizaba que “grandes compañías, nacionales e internacionales, que hasta 2019 no se hubieran planteado el uso de un coworking, ahora entienden que es un servicio profesional y que sus empleados pueden trabajar allí con todas las garantías”.

 

Evolucionando hacia la madurez el el sector: repercusión en los servicios

 

Esta evolución en la demanda ha conllevado una adaptación de los servicios. En cuanto a lo que demanda el corporate, Cambralla enfatizaba que hay mayor exigencia. Cada vez son más los requisitos en cuanto a seguridad, superficie y privacidad, todo ello sin renunciar a los espacios comunes.

 

Termómetro del Coworking Valencia - caninas teléfono

Cristina Trilles indicaba que han adaptado los centros para poder ofrecer más oficinas privadas, ya que cada vez están más solicitadas. “Antes, el perfil que demandaba las oficinas privadas era sobre todo cliente extranjero que venía a Valencia a abrir una oficina satélite, sin embargo, ahora cada vez llegan más empresas nacionales”, añadía la fundadora de Vortex.

 

También señalaba que ha percibido un aumento en el uso de cabinas insonorizadas: “con los equipos trabajando a distancia, en ubicaciones diferentes, se hace mucho uso del teléfono y necesitan zonas para efectuar esas llamadas”.

 

Según Nacho Cambralla, también han surgido nuevas necesidades, como los espacios de almacenaje: “grandes empresas que han dejado su oficina tradicional y además de requerir un espacio de trabajo, también necesitan un lugar donde almacenar desde mobiliario, a documentación, producto, muestras…”. Otro tipo de servicios que también solicitan algunas empresas es la disponibilidad de plazas de aparcamiento. En el caso de Wayco, aclara Cambralla, no lo ofrecen porque fomentan el uso de la bicicleta y el transporte público.

 

El director de Wayco también ha hecho mención a cómo ha ido evolucionando y madurando el sector y el peso que hora tienen aspectos como la certificación medioambiental y de bienestar.

Sobre ello, Diego Tomás añade que “al margen de las exigencias empresariales y de las obligaciones legales, la gente valora todo lo que tiene que ver con la eficiencia energética y el enfoque sostenible”.

El mercado flex en Valencia

 

En lo que respecta al mercado de Valencia en comparación con el resto del país, Nacho Cambralla comenta que “Valencia es una de las ciudades favoritas”. Señala que su ecosistema de coworking está muy atomizado y que apenas hay grandes operadores. El director de Wayco hacía un “llamamiento a competidores. Hay demanda y aparecerán nuevos operadores: la competencia nos beneficia y es necesaria, porque es la manera de dar respuesta a la demanda que hay, si no, las empresas que no encuentren espacios de trabajo se irán a otras ciudades”. Además, para Cambralla “la competencia estimula el estar atento y no dormirse en los laureles”.

 

“Valencia tiene algo particular: es un destino que gusta mucho para teletrabajar”, acuñaba Cristina Trilles. Diego Tomás se mostraba de acuerdo, afirmando que “el Mediterráneo es la cuna del teletrabajo, lo que es una gran oportunidad a nivel empresarial para el sector de la oficina flexible”.

 

Diferentes aproximaciones a un mismo modelo, todas igual de válidas y complementarias entre sí

 

En la conversación durante el Termómetro del Coworking quedaba patente que en Valencia hay un bajo stock de oficinas para la demanda que existe, tanto de oficina tradicional como flexible.

 

Hablando sobre los tamaños óptimos para abrir un centro en Valencia, Nacho Cambralla indicaba que un “espacio de más de 100 puestos sería el idóneo”, ya que podría dar servicio a una grande corporación.

 

En contraposición a esta idea, Cristina Trilles apuntaba que en las ciudades grandes también los coworkings pequeños tienen su mercado: “en espacios de más de 1.000m2 es muy difícil mantener la comunidad, un concepto esencial para el ADN de Vortex”, y que la fórmula en Valencia les funciona muy bien.

 

Los tres ponentes concordaron en que ambos modelos son válidos, que cada uno tiene su público y que además se complementan para poder dar servicio a los diferentes perfiles.

 

Diego Tomás hacía una importante reflexión sobre la relevancia de los coworkings en las ciudades pequeñas: “Las ciudades en torno a los 50 mil habitantes son un interesante terreno a explorar: en ellas empieza a descubrirse ahora la fórmula del coworking y los espacios cumplen muchas más funciones, aparte de la de ser un lugar de trabajo “. En estos entornos, señalaba Tomás, “el coworking ejerce la función de núcleo de referencia del ámbito empresarial y cobra una gran relevancia. El cofundador de Genion Lab y TerretUp explicaba que en superficies de menor tamaño la rentabilidad es más baja y hay que ser muy creativo para que salgan las cuentas, pero que hay mucho por hacer. “En nuestro caso, —puntualizaba Tomás— es donde más cómodos nos sentimos porque el espacio se convierte también en un agente dinamizador. Nos mueve esa visión de cómo una comunidad emprendedora puede llegar a transformar el territorio. Y el máximo potencial de este enfoque se consigue en ciudades más pequeñas, incluso en el ámbito casi rural. El 70% de la población está en las ciudades de menos de 200 mil habitantes”, concluía Diego.

 

La comunidad y fidelización del cliente

 

Según señalaron Cristina Trilles y Nacho Cambralla, no hay grandes diferencias en el tipo de usuario que ocupa sus centros en función del barrio elegido. Sin embargo, la diferencia sí es notoria en el caso de Genion, Genion Lab y TerretUp: Diego Tomás aclaraba que, en el espacio con intervención pública, el perfil es 100% emprendedor.

 

Todos incidieron en la alta fidelización, pero Cambralla y Trilles comentaban que el pequeño porcentaje de rotación tiene un aspecto muy positivo, ya que aporta aire fresco, tanto al espacio, como al equipo del centro. También resaltaron el importante papel de los coworkers veteranos, que desempeñan una importante función dentro de los centros como líderes de la comunidad.

 

En cuanto al comportamiento dentro de los centros, el denominador común es que los coworkers independientes son más dados a implicarse en la comunidad. Por otro lado, los usuarios de corporaciones, al llegar en equipos, tienden más a relacionarse entre ellos.

 

El director de Wayco Cambralla explicaba que han puesto en marcha eventos de comunidad con un enfoque “orientado al B2B, de cara a generar conexiones y oportunidades de empresa a empresa, para que el concepto de la comunidad no se ciña solo al ámbito del freelance o el coworker independiente.

 

¿Diversificación o especialización?

 

Algunos de los ponentes señalaban que son más favorables a tener una clientela heterogénea en cuanto al perfil de actividad, bien por experiencias pasadas, en las que habían percibido tensiones entre sus coworkers, o bien por no exponerse a que una industria pueda experimentar una mala época y que haya repercusiones en su facturación.

 

Sin embargo, algunos de los operadores asistentes habían encontrado la clave de su negocio precisamente en la especialización, por ejemplo, en el ámbito audiovisual o tecnológico, seleccionando bajo estos criterios a sus clientes para fomentar la interacción y sinergias entre profesionales de la misma rama.

 

Esto pone de manifiesto, una vez más, que es un sector tan amplio y diverso que da cabida a todos los perfiles, tanto de centros como de usuarios.

 

Un tour y mucho networking en el Termómetro del Coworking de Valencia 

 

La experiencia en el Termómetro del Coworking de Valencia no se limitó a las palabras: una vez finalizada la mesa redonda, Nacho Cambralla ejerció de anfitrión y guía, mostrándole a los asistentes las instalaciones de Wayco Cabanyal, espacio que forma parte de la red de asociados de ProWorkSpaces y que acogió el evento.

 

Para finalizar, la terraza del centro fue el escenario perfecto para una sesión de networking con un aperitivo bajo el sol de la capital levantina.

 

Recuerda suscribirte a nuestra newsletter mensual para mantenerte informado de los eventos que organizamos y de las iniciativas que llevamos a cabo.

 

tour Termómetro del Coworking Valencia   Termómetro del Coworking Valencia networking